Esenza Gaia
  • Nuevo

A.R. Rosa Mosqueta

20,00 €
Impuestos incluidos

El aceite restaurador para cicatrices, estrías y arrugas

Originario de Chile 100% puro. Regenera, hidrata y restaura la elasticidad de la pie

Cantidad

El Aceite Regenerador de Rosa Mosqueta MARNYS® es originario de Chile. Es un aceite vegetal 100% obtenido de las semillas de Rosa moschata.

Contrarresta la formación de arrugas, mejora la apariencia de cicatrices y estrías.

PROPIEDADES

    Aceite vegetal 100% natural certificado.
    Aceite de rosa mosqueta de Chile 100% puro.
    Regenera, hidrata y restaura la elasticidad de la piel.
    Adecuado para todo tipo de piel, especialmente piel seca, madura y sensible.
    Mejora la apariencia de cicatrices, estrías y arrugas.
    Recomendado para hidratar la piel durante el embarazo, cuando es frecuente la aparición de estrías.
    Composición equilibrada de Omega 3, 6 y 9 que ayudan a mejorar la regeneración y nutrición de la piel.
    Aceite de textura ligera y fluida.
    Penetra con rapidez en la piel.
    Adecuado para la piel del rostro o del cuerpo.

CALIDAD GARANTIZADA

INGREDIENTES

Aceite de Rosa mosqueta
   
INFORMACIÓN ADICIONAL

Mantener en lugar seco, fresco y en ausencia de luz. Evitar contacto con ojos y mucosas. Mantener alejado del alcance de los niños.

APTO PARA VEGANOS
 
MODO DE EMPLEO

Aplicar el aceite sobre la piel limpia del cuello y rostro de 1 a 2 veces al día mediante suave masaje hasta su completa absorción.
   

5 Artículos

Referencias específicas

Opiniones

Sin opiniones por el momento

Escribe tu opinión

A.R. Rosa Mosqueta

El aceite restaurador para cicatrices, estrías y arrugas

Originario de Chile 100% puro. Regenera, hidrata y restaura la elasticidad de la pie

Escribe tu opinión

También podría interesarle

Aceite Sándalo

0 Comentario(s) 
Precio 38

Estos aceites se han usado en unción sobre los puntos energéticos, masaje e inhalación del vapor del aceite mediante lámparas y quemadores para la sanación y la curación de la mente, el cuerpo y el espíritu de los seres humanos durante miles de años. Fueron considerados los principales olores de unción, dada su extremada potencia alquímica (sanadora y transformadora) y consecuentemente sus profundos efectos curativos.